sábado, 13 de marzo de 2010

PARA GANARTE A LA POESÍA



de los dioses y de los héroes
se hablará hasta que las cosas pierdan su nombre

yo prefiero contarte pequeños secretos
       con urgencia de exorcista
hablarte de lágrimas suicidas
      saltando ciegas desde mis ojos


¿cómo presentarte el maltrecho mundo que habito?


el mapa que te puede guiar
no te servirá para la navegación
es intrincado y confuso
como el manojo de nervios de un cadáver que se exhibe


sólo la poesía es la astronomía correcta
para atisbar universos personales
     para separar colapsos siderales      de llantos infantiles


hoy
mientras otros hablan de dioses y de héroes
yo sólo te ofrezco un poema
         un telescopio primordial


hoy
yo sólo quiero ganarte a la poesía  

6 comentarios:

mharía vázquez benarroch dijo...

en la poesía, siempre estamos solos. es el castigo por tener el don de ver lo que otros no pueden ver...somos el corazón torturado de Casandra, y sus ojos ciegos en verdad, que sólo pueden ver el infierno que son los otros.
magnífico poema,me reafirmo en lo que siempre he dicho, eres un "poeta de raza".

Fátima Tavares dijo...

Que hermoso poema Carlos: contarte pequeños secretos cor urgencia de exorcista,que forma tan maravillosa de expresar el bálsamo que es la poesía para ayudarnos a sobrellevar el resto. Entrar en tu blog es siempre un placer. Saludos.

J. L. Maldonado dijo...

Apreciado Carlos, hasta que por fin pude llegar a tu blog gracias a Mharía, que como bien dice, va de "raza" tu poética. Estupendo poema, porque más allá de su hermoso contenido, sorprende que con palabras sencillas digas tanto, digas todo. Va mi aprecio poeta.

Aramakao dijo...

Maravillosa poema amigo
Un abrazo

Acuarela dijo...

Este no lo había encontrado, Carlos.Bellísima ilustración de lo que albergamos quienes elegimos este tránsito.
Un abrazo.

Anónimo dijo...

que bello!!!
Lágrimas suicidas....
(adopto esta expresión a mi lenguaje cotidiano)

Sabía que serían buenos tus poemas, siempre admiré tu vocabulario, desde nuestra adolescencia, donde nos sorprendías con palabras que mas nadie utilizaba, y hoy dan su fruto.

Que gusto leerte!
Abrazo amigo,
Carlos Bisdikian (elbisdi)